Bajo el asfalto de la ciudad de Santiago

Un grupo de venezolanos residenciados en Santiago de Chile comenzó a llevar la realidad de nuestro país a todos los rincones de esa ciudad. Ideada por la periodista Mireya Tabuas, la iniciativa “¿Por qué protestamos los venezolanos?” ha ido creciendo, hasta replicarse en otras ciudades del mundo.

Eduardo y su año de silencio por delante

Eduardo García fue detenido cerca de una manifestación opositora en Maracaibo, el 7 de mayo de 2014. Tenía 22 años. Lo obligaron a entrar en una camioneta sin identificación oficial. Estuvo 2 años y 10 meses preso, por agavillamiento, intimidación pública con artefacto explosivo e instigación al odio, entre otros delitos.

Medallas de plata, lágrimas de oro

La Vinotinto sub-20 le regaló al país la alegría de obtener el subcampeonato del Mundial 2017. Para poder disputar la final debieron dejar en el camino a la selección uruguaya, avivando una vieja rivalidad. Rafael Dudamel, seleccionador nacional, fue el arquero del equipo que obtuvo el primer triunfo contra esa selección.

Mientras apagaban el fuego, seguían disparando

Luisa Rodríguez se mudó de Casalta a El Paraíso hace cinco años. El pasado 2 de mayo, su apartamento fue incendiado por bombas lacrimógenas que la Guardia Nacional Bolivariana lanzó directo a su edificio. Ahora duerme junto a sus dos hijas y su esposo en un ambiente impregnado de cenizas y hollín.

La fuerza madre de Zaida

Luis Rafael Colmenares trabajaba como cajero en un banco de Maracay, y en febrero de 2015 fue acusado de formar parte de un intento de magnicidio. Zaida, su madre, resuelve a diario para sobrellevar una economía doméstica cada vez más precaria y poder viajar 600 kilómetros para ver al hijo condenado a cinco años de prisión.

Le llamaba “gusano” por cariño

La noche del 23 de diciembre de 2016, la periodista Adriana Cuicas volvía a su casa, en Cabudare, cuando vio que un hombre se bajó de un carro y se le acercó. De lo sucedido no recuerda nada, pero despertó en un ambulatorio con una herida en la cabeza. Lo que ocurrió a continuación lo cuenta en este testimonio.

Yo era el corazón de ese muchacho

Un estudiante de medicina de 23 años fue asesinado el miércoles 24 de mayo en Ciudad Bolívar. Murió por un impacto de bala en la cabeza. Cayó herido cuando iba a resguardarse en el Decanato de la Universidad de Oriente. Con todo en contra, un grupo de médicos intentó salvarle la vida.

“Vamos a sembrarle algo a estos chamitos”

El pasado 6 de abril un estudiante de Economía fue capturado por efectivos de la GNB cuando regresaba de una marcha, quienes lo llevaron a la sede del Sebin. 29 días después pudo reencontrarse con sus padres, luego de una estadía entre El Helicoide y la División Anti Terrorismo del CICPC. Esta es su historia.

No eran médicos sino náufragos del hambre

Seis sucrenses zarparon en un bote desde la playa de Irapa con destino a Trinidad y Tobago, con el fin de comprar alimentos para este pueblo al norte del estado Sucre. Durante el retorno los motores se llenaron de petróleo y dejaron de funcionar. A la deriva por 43 horas, una mujer y dos hombres murieron mientras esperaban ser rescatados.

La noche que el apocalipsis llegó a Los Teques

El jueves 13 de abril no hubo forma de detener el desastre en Los Teques. Disturbios, saqueos, incendios, guarimbas, urnas como barricadas y represión a manifestantes opositores colocaron a la ciudad mirandina en Twitter como trendingtopic número uno en Venezuela. Una locura colectiva que cobró dos vidas. Aquí se narra lo que ocurrió.

El ultraje a un centinela que no estaba vivo

El pasado 6 de mayo La Villa del Rosario, un pequeño pueblo de la sierra de Perijá, fue noticia nacional cuando los pobladores tumbaron una estatua del fallecido Hugo Chávez. Ese día, destruyeron e incendiaron oficinas públicas, e incluso, un muchacho que se tomó una foto sobre el pedestal estuvo a punto de ser procesado por ultraje al centinela.

Que los espantos no vuelvan por ella

Yusbelis Álvarez vive en Maca, Petare, junto a su mamá y su pequeño hijo. Las fotos de su hermana y su sobrina le reavivan no solo una ausencia entrañable en su vida, sino también el horror de una noche en que unos espantos entraron por el techo y acabaron con sus vidas.

Diseño y Desarollo Danger Rojas - Diseño Gráfico y Web