Las miradas del periodista y del escritor

Feb 28, 2017

A propósito de cumplirse un mes de la publicación de las primeras historias de La vida de nos, compartimos unas reflexiones de Héctor Torres y Albor Rodríguez acerca de cómo se cruzan y complementan las miradas de periodistas y escritores en torno a las mismas realidades observadas.

 

La mirada del escritor y la mirada del periodista se distancian, pero a la vez se complementan, en su percepción de la realidad circundante. Ambos oficios trabajan (pueden trabajar) con ella. Ambos centran su atención en el ser humano y en sus circunstancias. Ambos escudriñan en su naturaleza. Pero también desarrollan sensibilidades distintas que, al oponerse, se complementan. Es decir, ven desde distintas comarcas el mismo objeto de atención.

En la mirada del periodista priva una búsqueda que no deja de tener un contenido social. Busca que sus historias muestren una realidad que tiene interés público. Denuncia una situación que ocurre en el país. El escritor también reflexiona sobre temas relacionados con la condición humana, pero su visión es, si se quiere, más introspectiva. La historia de su atención rara vez tiene interés noticioso.

Aunque a ambos les interesa la misma historia, al escritor parece fascinarle lo que le pasa por dentro al sujeto cuando se somete a sus circunstancias, mientras que al periodista le importa indagar acerca de esas circunstancias y, en función de aquello, qué le pasa por dentro. El segundo necesita anclar más su historia al contexto.

El escritor parece preferir que las cosas pasen para poder hablar de ellas, mientras el periodista puede abordarlas mientras suceden. Eso hace que el segundo sienta un interés (humano, claro) en historias que están en un desarrollo más cercano (por su oficio) y el primero prefiera las que han sido añejadas por el tiempo.

Quizá uno busca un detonante externo mientras que el otro se solaza en los detonantes internos. El periodista buscará historias que nos hablen de nosotros en un nivel inmediato; al escritor quizá le interesen los mismos hechos, pero en un nivel más distante. Requiere un espacio de tiempo para hurgar en los intersticios de la misma historia. Es la misma historia husmeada en dos capas distintas.

En La vida de nos estamos intentando cruzar esas miradas naturales de nuestros respectivos oficios. Nos interesa lo que nos ocurre, no por ser noticia (no solo porque en su momento fueron noticia o lo son ahora) sino porque nos ocurre.

Lo periodístico es sólo uno de los niveles de lectura.

Las historias que hemos publicado en La vida de nos —casi todas “periodísticas”, por su interés público— tienen su foco en la condición humana: una futbolista que logra una hazaña, un niño que crece en la violencia y trama una venganza, un fraile que prefiere correr el riesgo de que lo maten antes que callar, un comerciante que defiende lo suyo, unas madres que deciden despojarse del rencor y se dejan llevar por el dolor transformador… todas aristas de lo humano. En nuestro trabajo editorial pasan por la doble vara del “a quién le pasa” y el “qué le pasa”. Del cómo el detonante exterior se cruza con el interior. De cómo, en fin, la realidad circundante transforma al individuo.

Por eso, que una periodista y un escritor crucen sus percepciones en la búsqueda y en el trabajo editorial de las historias que publican, nos permite ampliar el rango de sensibilidad de esas historias. Cada uno realiza búsquedas en su rango de visión, lo cual cubre mayores distancias. Las miradas del periodista y del escritor se complementan en la contemplación de la realidad, y nos permiten ofrecer a nuestros lectores historias que develen la condición humana en todo su esplendor.

Share Button

998 lecturas

Textos firmados por los editores.

    Mis redes sociales:

Ver comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseño y Desarollo Danger Rojas - Diseño Gráfico y Web