Historia del proyecto

|
En el contexto de esta oleada migratoria sin precedentes que atraviesa Venezuela, se agazapa un problema que pasa a veces desapercibido pero que deja heridas que no son visibles a primera vista en la población más vulnerable: La niñez dejada atrás.

Ese es el nombre que se le da a aquellos casos de niños quedados en su país de origen mientras sus padres, madres o cuidadores principales migran dejando a los niños bajo el cuidado de alguna otra persona del círculo familiar, habitualmente tíos, abuelos, hermanos mayores o el padre o la madre, si estos están separados.

Esta dinámica implica una vivencia de abandono, adicional al habitual duelo, lo cual produce una profunda sensación de desesperanza. Es por lo cual se caracteriza de forma particular y no solamente como un duelo. Las preguntas de los niños giran en torno a ¿volveré a ver a mis padres?, ¿por qué me dejaron?

Existen otras dinámicas que agravan esta problemática: si el padre migrante elige llevar a uno de sus hermanos primero (en caso de que los tuviera) o a su nueva pareja. La experiencia apunta a que es una experiencia de duelo que se agudiza y reactualiza constantemente, especialmente dentro de un ámbito de hiperconectividad y redes sociales.

Para visibilizar este tema, Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap) y La vida de nos desarrollaron este proyecto, el cual recoge las historias de cuatro niños que debieron pasar por este proceso y cuentan sus vivencias y sus visiones del mismo. Estas representan, en cierta forma, buena parte de ese universo, mostrando la vida cotidiana y la emocionalidad de cada uno de ellos frente a su situación.

Para contar sus historias, recurrimos a cuatro acompañantes, que no solo conversaron con ellos y el adulto a cargo, sino que compartieron con los niños y les ofrecieron herramientas para que expresaran sus sentimientos, a través de objetos, dibujos y fotografías tomadas por ellos mismos.

La intención es que los lectores puedan acercarse a estas vidas, y entender a través de ellas, la magnitud de un problema que usualmente se soslaya, debido a que se suele privilegiar la solución del aspecto económico de la crisis, sin atender, en muchas ocasiones, estas heridas que quedan en los niños, las cuales formarán parte de su equipamiento emocional a lo largo de la vida.

En este especial, Adriano (8 años), Mariana (4 años), Manuel Alejandro (5 años) y Carla (7 años), cuyos nombres fueron modificados para proteger su identidad, son los protagonistas de estas historias, que hemos dividido en cuatro aspectos distintos de un mismo problema, a fin de dibujar un arco que permita al lector entender el asunto en todas sus facetas: despedidas, ruptura, olvido y esperanzas.

Las acompañantes: Martha Viaña Pulido, Linsabel Noguera, Johanna Osorio Herrera y Carmen Victoria Inojosa, compartieron con los niños, jugaron con ellos, les hicieron preguntas, les pidieron que hicieran dibujos y finalmente, contaron su historia, atentas a su punto de vista.

Este es el resultado de esa experiencia.

Share Button