Historias de Fernanda Espinasa

Las raíces del pino aún seguían ahí

May 11, 2022

Fernanda Espinasa migró en 2014. Aunque evitaba reencontrarse con Venezuela, lo hizo finalmente para cumplir con el deseo de su padre de que sus cenizas descansaran en el Ávila, la enorme montaña que separa a Caracas del mar. Fue un viaje físico y emocional que le permitió ahondar en sus raíces.

Soy politóloga de profesión, periodista de oficio y curiosa por vocación. Me gusta mucho la gente y me encanta escuchar sus historias.

    Mis redes sociales:

Diseño y Desarollo Retórica Web
2018 © La vida de nos, Todos los derechos reservados