Historias de Génesis Carrero Soto

Hand in Hand, They Managed to Fill the Blue Basket

Ene 14, 2021

The Superintendence of Institutions of the Banking Sector froze the bank accounts of Alimenta la Solidaridad [Feed Solidarity], an organization that maintains 239 community kitchens in 14 states in the country, there where 25,000 at-risk children are provided with meals on a daily basis. Una sonrisa, Una esperanza [One Smile, One Hope] is one of 40 that operate in Petare, the largest slum in Latin America. It is coordinated by María Angélica, a 31-year-old woman who has always dreamed of being a cook and who, side by side with the community, has endeavored to keep the kitchens running.

Entre todos llenaron la cesta azul

Dic 19, 2020

Sudeban bloqueó las cuentas bancarias de Alimenta la Solidaridad, organización que mantiene 239 comedores en 14 estados del país, en los cuales comen a diario 25 mil niños en situación de riesgo. “Mi sonrisa, Mi esperanza” es uno de los 40 que funcionan en Petare, el barrio más grande de América Latina.

¿Será que esos pañuelos blancos lo iluminaban todo?

Sep 23, 2020

Jaime y Jimmy son unos gemelos que siempre han trabajado por Petare, donde viven desde que nacieron hace 34 años. Se les ocurrió que las platabandas podían ser un punto de encuentro para la gente de la comunidad, incluso en tiempos de pandemia. Pero el barrio de pronto se convirtió en el escenario de una guerra. Nadie podía siquiera asomarse a las ventanas.

Appeasing Hunger and Thirst Through Others

Nov 25, 2019

Henry spends much of his time helping his neighbors in Caucagüita —the parish in the Sucre municipality, state of Miranda, where he lives— and maintaining a soup kitchen that provides food to about fifty-seven children on a daily basis. This he does as a way of keeping his mind away from a shadow that looms over his own life.

Saciando el hambre y la sed a través de otros

Ago 22, 2019

Henry dedica buena parte de su tiempo a ayudar a sus vecinos en Caucagüita, la parroquia del municipio Sucre del estado Miranda en la que vive, y a mantener allí un comedor donde se alimentan diariamente unos 57 niños. Lo hace como una forma de distraer sus pensamientos de una sombra que se cierne sobre su propia vida.

Al día siguiente respiré profundo y volví al hospital

May 28, 2019

Adriana Urdaneta tiene 28 años y está a ocho meses de obtener su título de pediatra, luego de más de tres años de residencia en el Hospital de Niños J.M. de los Ríos. Todas las carencias que ha visto allí se exacerbaron con los apagones de marzo y abril de 2019. La contingencia puso a prueba su vocación y sus conocimientos.