Historias de Luis Rivero

Que las cenizas se asienten para ver el camino

Dic 21, 2022

Sin la posibilidad de comer adecuadamente y mantener el tratamiento farmacológico que le indicaron para la rectocolitis ulcerosa que padecía, Lisset Páez Soto se fue a Colombia, junto a su esposo, de donde él había migrado a Venezuela décadas atrás. Allá, estabilizada, inició un negocio y se dedicó a ayudar a migrantes como ella. Una noche, el fuego pareció volver todo cenizas.

Me enseñó a ser fiel a mis principios

Ago 11, 2021

Argenis Rivero, locutor y profesor, murió el 24 de diciembre de 2014 a causa de una cirrosis hepática.  Su hijo, Luis Rivero, entonces  estudiante de comunicación social, comenzó a concientizar sobre la influencia que su padre tuvo en las decisiones que hasta entonces había tomado. Sus ideas han sido la brújula que lo ha acompañado en distintas encrucijadas.

Esa fue la respuesta de su esposo

Jul 17, 2021

Al borde de la vía que une el eje cafetalero de Colombia con el resto del país, viven doña Leonor y su esposo Luis Enrique. Ella se conmovía cada vez que se asomaba a la ventana y observaba a venezolanos cansados, en esa carretera peligrosa, caminando hacia un mejor destino. Un día, aunque tenía poco que ofrecerles, se decidió a ayudarlos.

Quiero contar historias porque en ellas aprendo a encontrar la mía. Escribo, eso hago. A veces crónicas, a veces poemas. Siempre escribo. Sobre todo, escribo mi vida.

    Mis redes sociales:

Diseño y Desarollo Retórica Web
2018 © La vida de nos, Todos los derechos reservados