Primer ejercicio: Agudizando mi mirada personal Copy

En la lectura “La literatura como visión del mundo”, te explicamos que “…en el momento en que contamos un suceso deja de ser aquel para convertirse en una recreación, en un ente autónomo que muestra nuestra manera de ver ese suceso y el mundo. En cada historia que contamos, en cada reproducción del mundo que nos rodea… no hay manera de que dos historias acerca de un mismo hecho sean idénticas… Entonces, como cuando vemos el mundo lo miramos desde nuestra subjetividad, es decir, desde nuestro mundo interior, solo vemos afuera todo aquello que está en nuestra órbita de pensamientos. Vemos el mundo como lo entendemos y solo lo podemos explicar a partir de nuestras propias experiencias…”

Partiendo de esa premisa, te invitamos a que pienses en la historia de Darling (protagonista de “Esa llama que ni se aviva ni se apaga”) y nos compartas tus reflexiones a continuación: