Segundo tema Copy

Progreso del Lección
0% Completado

Ritmo y plano en el texto 

Cuando escribimos una historia, nos convertimos en los guionistas y directores de la misma. Esto significa que no solo escribimos el guion de lo que queremos presentar, sino también cómo queremos que el lector perciba, sienta y se involucre con la historia en cuestión.

Como vimos en el tema anterior, parte de este trabajo de “dirección” que debemos hacer consiste en el planteamiento de la estructura temporal; pero, por otro lado, así como en una película el director decide en qué momentos hace un plano cerrado para enfatizar en una mirada, un gesto, una caricia… y en qué otros presentar un plano más general en el que se aprecie el caos de la ciudad, la paz de la naturaleza o cualquier otro elemento que le dé contexto a la escena para favorecer la credibilidad y aumentar la conexión emocional con el espectador; cuando escribimos debemos hacer lo mismo, elegir con mucho cuidado qué escenas deseamos contar desde un plano muy cerrado, lleno de detalles y cuáles desde uno más general y contextualizador. Estos cambios de planos permitirán la generación de un ritmo variable que ayude a mantener la atención y la emoción del lector porque siente que esa historia está sucediendo mientras la lee.

Para comprender mejor este tema, te invitamos a leer el documento “Ritmo y plano en el texto”.

   Recursos