La responsabilidad de retratar la desolación

Tras la implementación de la cuarentena nacional, que en un principio fue decretada en 7 estados del país, el fotógrafo zuliano Iván Ocando Urdaneta ha salido a las calles de la ciudad de Maracaibo para retratar una situación inédita en nuestra historia. Y aunque el temor a una pandemia causa desconcierto en la población, para algunos el miedo a quedarse sin comida es más poderoso que el miedo al contagio.

Fotografías: Iván Ocando Urdaneta

 

Sentía algo de ansiedad a medida que se acercaba marzo. No podía dejar de recordar aquellos seis días de 2019 en los que permanecimos desconectados del mundo. Ya en el 2020, llegó el 7 de marzo, fecha exacta del mega apagón nacional, y las expectativas de que algo malo pudiese ocurrir se iban desvaneciendo poco a poco.

De pronto, en las calles se comenzó a hablar de un virus que se había detectado por primera vez en diciembre del año pasado en una provincia de China. Parecía muy lejano para ser preocupante. De hecho, del boca a boca en nuestras calles lo que podía escucharse era que “eso no llegará acá”, “aquí hace mucho calor y ese virus no lo soporta”. 

Al pasar de los días siguieron apareciendo nuevas noticias sobre el virus, las cuales se hacían más y más frecuentes. También comenzaron a divulgarse los métodos de prevención para evitar el contagio. Llegó el 11 de marzo y al virus lo declararon pandemia. A pesar de ello, nosotros seguíamos confiados en que no llegaría aquí.

El viernes 13, en cadena nacional, informan del primer caso de COVID-19 en Venezuela, y anuncian la implementación de una cuarentena inmediata en 7 estados del país, entre los cuales se encontraba el Zulia. Al día siguiente nadie sabía claramente de qué se trataba una cuarentena. De hecho, muchos seguían saliendo a las calles, y sus vidas transcurrían como si nada estuviese sucediendo. 

Otro marzo tachado de nuestro calendario. 

Al llegar a este punto, pienso que las calamidades que hemos vivido en Venezuela, y especialmente en Maracaibo, nos han entrenado para enfrentar este tipo de situaciones de crisis… Desde hace años recorremos las calles buscando comida, medicinas o agua. E incluso ahora, para muchos, el miedo a no conseguir comida es más fuerte que el miedo al contagio.

Recorro ahora las calles de siempre. A muchas de ellas la soledad las inunda. Pienso en los otros países, en que no serán muchos los caminantes que recorran sus calles, que justo en este momento seremos pocos los que lo estemos haciendo.

Antes de la cuarentena ya los problemas que se habían hecho cotidianos hacían que recorriéramos las calles, buscando algo. Ahora siento que es una responsabilidad adquirida en mi condición de fotógrafo recorrer las calles para guardar estas imágenes que nunca habíamos visto.

Al pasar los días, la normalización de la pandemia eriza mi piel.

Share Button

2896 Lecturas

Una angelita negra y la fotografía marcaron un antes y un después en mi vida. Adicto a las sensaciones y simbologías ocultas en la cotidianidad que metaforizan la existencia. Constructor de un imaginario basado en el inconsciente. No todas las historias son contadas con palabras.

    Mis redes sociales:

Ver comentarios

2 Comentario sobre “La responsabilidad de retratar la desolación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño y Desarollo Retórica Web
2018 © La vida de nos, Todos los derechos reservados